jueves, 8 de octubre de 2015

CONOCIENDO A ANA HIDALGO ( CRÓNICA DE: VIVIR CON INSUFICIENCIA RENAL)

Hola a tod@s!! Días atrás realicé un post en el cual os hacía saber de mi colaboración en el blog Vivir con Insuficiencia Renal, de Ana Hidalgo. Pues como os comenté quería haceros visible su historia. Es una guerrera, una luchadora, que desde niña con fuerza y un admirable optimismo, ha ido capeando su diagnostico, díalisis y trasplantes renales de una forma admirable.
Es un ejemplo que no podía dejar de mostraros en mi rincón.
Es hacer ver que el optimismo, que cuesta tanto llevarlo a cabo....es un arma importante para salir de situaciones difíciles de la mejor manera posible.
Os dejo con la historia de Ana, una coqueta Escorpio guerrera, que disfruta haciendo Zumba en el gimnasio y que la vida le ha hecho aprender a crecerse ante las adversidades.
Gracias Ana!!
Gema ;)



Antes de pasar a contar mi historia, quiero agradecer a Gema que me reciba en su estupendo blog. La mía es una historia larga, tan larga como los años que tengo (casi 51); aunque la resumiré al máximo para no extenderme demasiado.

Primero hablaré un poco de mi forma de ser, algo que influye fuertemente en la forma que afronta una persona la enfermedad, sobre todo en la adolescencia. Soy una persona positiva, con mucho ánimo y fuerza, no me rindo fácilmente (creo que a eso se le llama también ser cabezota), aunque como todo el mundo he tenido mis épocas malas e incluso terribles. Pero, a pesar de ello, hasta en los momentos más duros, he luchado para seguir adelante.
Me gusta mucho cuidarme y mantengo un estilo de vida saludable y a lo largo de toda mi vida me ha interesado conocer todo lo relacionado a mis cuidados y a saber manejar mi enfermedad.
Desde muy pequeña fui una niña enfermiza y de muy mal comer. Cuando no tenía las amígdalas inflamadas, tenía resfriados muy fuertes o vomitaba la comida. No lo sabíamos, pero la enfermedad ya estaba campando a sus anchas por el interior de mi organismo.
Recuerdo, desde muy pequeña, estar entre médicos, agujas y medicamentos... y también recuerdo, como luchaban los médicos y enfermeras para ponerme una simple inyección o realizarme unos análisis. Ahora nopeleo, pero sigo con el temor a las agujas, y a pesar de todo lo que llevo y lo que he pasado nunca me acostumbraré. 
Otro de mis recuerdos es que a los 10 años siempre tenía los tobillos hinchados, pero como niña que era no hacía demasiado caso. No me fijaba en si hacía más o menos "pis", sin saber que mi orina se iba reduciendo en cantidad y calidad. ¡Qué iba a saber yo! 
Tampoco mis padres se daban mucha cuenta, pues la enfermedad renal en aquella época era una completa desconocida y poco o nada se sabía de los síntomas que provocaban. 

Poco a poco la cosa fue empeorando y mi cuerpo cada vez más hinchado, náuseas, vómitos... hasta que un día, mis padres tuvieron que llevarme de urgencias porque de un día para otro me había hinchado como un globo, incluso mis partes íntimas. 
Con 11 años, ingresada en el hospital y con muy malas expectativas para mí, comenzaron a darme un fuerte tratamiento a base de corticoides y otros medicamentos. 
Los médicos consiguieron salvarme la vida y mantener una pequeña función renal durante un tiempo.

Ese transcurso de tiempo era la época más complicada de una persona, la adolescencia.. y yo tuve que lidiar con la enfermedad, los estudios, los amigos, las burlas de los no tan amigos por causa de los efectos de los corticoides, mi físico, el despertar de las hormonas... A pesar de todo ello, yo era una jovencita muy presumida, con muchísimas ganas de vivir y con un ánimo bien alto. Con 15 años estudié estética, ya que me encantaba el mundo de la belleza. Pero... fue terminar el curso y recibir la peor noticia para una chica de 16 años. Necesitaba la diálisis para seguir viviendo. Para todo aquel que no lo sepa, la diálisis es una terapia que sustituye la función de los riñones enfermos (si queréis saber más sobre ello, visitad mi blog)



Las primeras hemodiálisis que me realizaron eran terribles, mi recuerdo de aquella época (hace 35 años) eran de unas máquinas enormes, lentas, que pitaban constantemente y se estropeaban. Las agujas parecían cuchillos rajando la piel y la carne de mi brazo. Ahora las cosas han cambiado mucho, aunque las agujas y los pinchazos no cambian.

A los 17 años llegó mi primer trasplante de cadáver, mientras mi padre y yo nos realizábamos las pruebas correspondientes para la donación en vivo. No lo esperaba, la verdad, porque yo estaba preparándome para un trasplante programado y de pronto, un día, sonó el teléfono: <<Ana, vente para el hospital que hay un posible riñón para ti>>. Ahí ya sólo recuerdo que todos nos levantamos de golpe de la mesa, mi madre preparándome ropa y aseo para el hospital, mi padre llamando a mis tíos para que se quedaran con mis hermanos menores, yo delante del armario mirando la ropa que me iba a poner y con el corazón a mil...
Por desgracia, este riñón no me fue muy bien desde el principio y al cabo de dos años, y con varias intervenciones más, lo rechacé, volviendo de nuevo a diálisis, esta vez a diálisis peritoneal.
Como no quiero extenderme demasiado diré que al cabo de un año y muchas pruebas más (yo tenía por esa fecha 21 años) mi padre y yo entramos en quirófano para el trasplante. La intervención fue perfecta y la recuperación de ambos también.
Todo estaba genial, hasta que al cabo de 4 años este riñón también falló. Esto, unido a otros problemas que tenía de otro tipo (no de salud) hicieron que mi moral bajara,  aunque por poco tiempo, porque siempre he sido una luchadora y me he crecido ante la adversidad.
De nuevo, a diálisis, de nuevo a pasar por todo, incluyendo la extracción del riñón trasplantado, otra fístula, otra vez a la lista de espera...
En este tiempo me cuidé mucho, hacía ejercicio aún estando en diálisis y estaba alegre y optimista a pesar de todo lo que estaba viviendo. Por todo ello tenía una buena calidad de vida a pesar de mi enfermedad. Quería que mi cuerpo estuviera en las mejores condiciones físicas y psicológicas en caso de presentarse un nuevo trasplante.
Seguí con mi vida y un día de octubre de 1991.. mejor dicho... una madrugada, sonó el teléfono.
Este tercer trasplante fue complicado y difícil, estuve muchas horas dentro del quirófano según me comentaron mis familiares. Hubo problemas para implantar el riñón en la parte del abdomen (donde suelen ponerlo) y tuvieron que colocarlo en la zona donde está ubicado normalmente.
El "pobrecito" riñón estaba hecho polvo y tenía necrosis tubular. Así que pasaron 21 días, 21 largos días, hasta que comenzó tímidamente a funcionar y pude dejar por fin las diálisis... hasta hoy que llevo casi 24 años con él y se comporta como un campeón.
En fin, esta es mi historia de forma muy resumida, pues he pasado por tanto que llenaría páginas y páginas contando mi vida y mi lucha.


Y recuerda, que una vez que no necesites tus órganos, dónalos para que otras personas puedan seguir viviendo y disfrutando de la vida.
Gracias a todos por haberte compartido un trocito de mi vida. Ya sabéis donde podéis encontrarme.


 

13 comentarios:

  1. Gracias, Gema... Me siento muy orgullosa y contenta de contar con este pequeño artículo de mi historia en tu página.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti!!! Todo un orgullo y ejemplo el que hayas colaborado en este rinconcito!!
      Besotes!!

      Eliminar
  2. Gente como Ana Hidalgo o Esther García son grandes ejemplos de lucha desde una edad temprana y de la importancia de la donación de órganos.
    Un amigo de mi padre enfermó mayor del hígado y ha vuelto a nacer tras un transplante. Gracias a toda la gente tan generosa.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué razón tienes!! En el día a día no nos damos cuenta o dejamos pasar de largo, la donación de órganos!!!! Hasta que no nos vemos metidos en el tema por enfermedad, o necesidad de un familiar o amig@, parece que no nos concienciamos!!!
      Besos!!

      Eliminar
  3. Dos guerreras en todo el sentido de la palabra. Visite a Ana y leí tu relato querida Gema, que valor, endereza, agallas, visión positiva para con el mundo.
    Día a día se necesita gente con más generosidad de ahí el valor dela donación de órganos, Ana Hidalgo una historia no como has sino única, ejemplo de vida.
    Abrazo apretado para las dos.

    Gladys ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Gladys !!! muchas gracias por tus comentarios y palabras que son siempre tan necesarias como muestra de apoyo y cariño<3
      Tu también eres una gran guerrera Supernova!!
      Feliz finde y te mando un gran beso y abrazo!!!

      Eliminar
  4. Gema...menuda historia la de Ana, ejemplos así son los que nos ayudan a minimizar problemas que no valen la pena ni pensar en ellos..
    Besazos a las dos!!

    ResponderEliminar
  5. Aquí sigo Gema, leyendo la historia de Ana. No sabemos ni de lejos (ni apreciamos) lo que tenemos cuando estamos bien...
    Dále a Ana un beso de mi parte, ¡ambas sois unas luchadoras1

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos por vuestras palabras.
    Buen fin de semana y besos !!

    ResponderEliminar
  7. Es cierto que el carácter hace mucho en las personas. Ha sido un placer leer a Ana. Una historia que se queda corta, me imagino.
    Gema, comparto el post por todos lados. El mensaje de Ana al final, no tiene precio.
    Un saludo a las dos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sonia ;) usar el coco para bien, aunque a veces cueste, una virtud muy importante para salir de situaciones difíciles!!!!!
      muaaa

      Eliminar